Un Chiste
Llega el inspector de Hacienda a casa de uno que era rico y aficionado a las apuestas, y le demanda que debe a la administración un montón de dinero.

- 'Caballero, debe usted 25.000€ a Hacienda, y vengo a cobrarlos de los contrario pasará a disposición judicial por estafa al Estado.

- De acuerdo, pero si no le importa antes me gustaría apostar con usted.

- ¿Cómo dice?

- Me apuesto con usted 50.000€ a que tengo los testículos cuadradros, con forma cúbica.

- Oiga, eso es imposible.

- Pues si cree que es imposible apueste, yo apuesto 50.000€ a que los tengo totalmente cuadrados.

- De acuerdo, los apuesto.

- Pero para una apuesta tan fuerte, para evitar malentendidos, mejor vamos a un abogado para que testimonie la apuesta, ¿verdad?

- Buena idea.

- Vamos, pues.

- Y establecida la apuesta se dirigen a un abogado conocido por el rico apostador. Una vez allí...'Bueno, pálpeme los testículos y ya verá lo cuadrados que están.'

Se pone el inspector a tocar y nota unos genitales normales y corrientes.'Ja, ja, jaaa, ha perdido la apuesta, tiene los testículos ovalados como todo el mundo, me debe un montón de pasta!!!

- Sí, de acuerdo, he perdido.' y le dice al abogado: 'ahora tú dame los 100.000€ que apostamos a que el Inspector de Hacienda me tocaba los cojones.'


Gracias a: j.diego
Categoría: ABOGADOS
Opina sobre este chiste: