Refranes con la R

Rabo por rabo, más vale ir al propio que al extraño.