Refranes con la R

Raras veces hay seso en la prosperidad.